Fig.1 - Plaza del Machete. En círculo ubicación primitiva de la Virgen Blanca en su primitiva hornacina

No se sabe a ciencia cierta cuándo la imagen de la Virgen Blanca del s. XIV fue colocada en el exterior del templo, lo que sí podemos afirmar es que se emplazó en un lugar estratégico dado que se hallaba en el muro exterior del ábside de la Iglesia de San Miguel, junto a la puerta de la muralla llamada de San Bartolomé, a la vera mismo del camino real de Castilla que a su paso por Vitoria se dirigía a Francia.

Se hallaba junto al mercado y plaza del Machete, lugar emblemático por ser donde juraban los cargos municipales. Parece probable que cuando en el s.XVI, se construyó la cabecera del templo fuera colocada la imagen en uno de los contrafuertes a espaldas de la capilla llamada de "la Cruz o de la Virgen Blanca" (hoy Sacristía).

Lo que sí es seguro que la imagen se colocó sobre un sencillo pedestal con pilastras sin protección alguna y, por tanto, muy poco resguardada de las inclemencias del tiempo.

Sólo a partir de 1616 se puede acreditar documentalmente la construcción de una nueva hornacina para cobijarla y que fue mandada hacer por los cereros de la recién creada Cofradía de la Virgen Blanca, tres años antes.  En tal año  contrataron con el cantero Gonzalo Setién Agüero que ejecutara una " capilla con su arco, cornisas, pilastras, canes y sus correspondientes puertas". Aquella primitiva hornacina sabemos que se hizo con piedra procedente de Ajarte, Condado de Treviño.  En el contrato suscrito, a pesar de señalarse que se adjuntaba traza, no se ha localizado.

Para lograr comprender y visualizar cómo pudo ser aquella primitiva hornacina o capilla, existen dos grabados del s. XVIII, uno de ellos, propiedad de la Cofradía, cuya plancha de cobre conservamos. Fue realizado en Madrid en 1714 por el grabador Gregorio Fossman, de las que se realizaron  1919 láminas donadas por el cofrade Manuel del Barco, que aparece arrodillado en el grabado. El otro grabado es de siete años más tarde, de 1721, y su  autor fue el presbítero J. Zaytorda y está localizado en la contracubierta de un libro de cuentas de 1731 a 1867 de la Cofradía de la 4ª función, que obra en el Archivo Histórico Provincial.

En ambos podemos observar la imagen sobre un plinto de piedra, cobijada por bóveda de media esfera, sobre la cual aparece la representación del Padre Eterno, pintura que fue realizada en 1705 por Manuel de Andrada y Pedro de Arrochia, al tiempo que estofaron, doraron y encarnaron la imagen de la Virgen. En ambos casos rodean a la Virgen Blanca seis angelotes.

Habían transcurrido casi ciento cincuenta años desde la construcción de esta primitiva hornacina cuando el 4 de junio de 1760 la Cofradía decidió “fabricar un trono a espaldas de la Capilla Mayor de la Iglesia de San Miguel con su peana y obra correspondiente para colocar en él la santa Imagen de dicha advocación de Nra. Señora de la Blanca”. Dado el excesivo costo de las obras 27.171 reales se decidió realizar una cuestación popular. Fueron contratadas las obras con el cantero Francisco de Echánove que las finalizó en 1761. La hornacina, de estilo neoclásico, fue realizada con mármol de Mañaria (Bizkaia).

Fig. 2 Grabado de 1721

Fig. 3 Grabado de 1714

Fig. 5 Hornacina y atrio de San Miguel

Dieciséis años más tarde, en 1787, debido al cambio urbanístico experimentado en la zona por la construcción de la Plaza Nueva, del arquitecto Justo Antonio de Olaguíbel, la cual ocultaba la vista de la hornacina e imagen, se decidió solicitar licencia para su traslado al machón central existente entre los arcos que daban acceso al pórtico de la Iglesia de San Miguel. De esta forma quedaría la imagen en su hornacina frente a la plaza vieja y a la vista de los viajeros que  atravesaban Vitoria por el camino real, que también había sido desviado a la parte sur de dicha plaza, hoy calle Postas. El 13 de enero de 1788 se realizó la puja de la obra y resultó adjudicatario Nicolás de Aramburu. Desde el año indicado la imagen, en su hornacina, preside la ciudad y cuantos acontecimientos civiles y religiosos se organizan en la plaza que se abre frente a ella, llamada Plaza de la Virgen Blanca desde el año 1901.

Desde el año 1982, debido a varios ataques iconoclastas que destrozaron la imagen, la hornacina se halla protegida por un cristal, que fue obra y donación de Vidrieras de Llodio. Actualmente en su interior se encuentra  una réplica de la Virgen Blanca original y  fue colocada en 2008.

Fig. 4 Hornacina Virgen Blanca

Imágenes:

Fig 1: Fuente: http:catalogo.artium.org
Fig. 2.- Archivo Histórico Provincial de Álava.
Fig. 3.- Archivo Cofradía de la Virgen Blanca
Fig. 4 y 5.- Eduardo de No. Archivo Cofradía Virgen Blanca

SUBIR