Fig. 1 - Federico Baraibar
Alcalde de Vitoria de 1897 a 1902.

Una vez construidos los faroles o elementos procesionales del Rosario fue necesario arbitrar  un espacio para su custodia durante el año. En 1898, Federico Baraibar, escritor, en estas fechas primer Alcalde, presentó una moción en la que se proponía la habilitación de un local apropiado para la guarda y custodia de los faroles que en esas fechas se hallaban en un barracón de El Prado. Al propio tiempo fue cuando planteó  la creación de una Junta que se encargara de organización de la procesión y los actos correspondientes a la noche del 4 de agosto, lo que tuvo efecto el 31 de agosto de 1899, denominándose Junta del Rosario, tal y como hemos comentado anteriormente y que antes era denominada "junta provisional del Rosario".

En relación a los locales, varias fueron las propuestas de cesión, alquiler o adquisición de determinados inmuebles, y no resultando de momento apropiada ninguna de ellas, en 1900 se instalaron en un salón del Seminario Aguirre, entre tanto se realizaban las gestiones oportunas para la adquisición de un solar en la calle Zapatería y la construcción de un local adecuado para la conservación de los elementos de la procesión. No obstante no logrando solucionar el tema con el urgencia debida, se tuvo que desalojar  el Seminario Aguirre y colocarlos provisionalmente en los locales de la Plaza de Abastos de la calle Correría.

Fig. 2 - Museo de los Faroles - Antes de restauración

Fig. 3 - Museo de los Faroles - Restaurado

Fig. 4 - Proyecto de Fausto Iñiguez de Betolaza

Definitivamente en agosto de 1900, se facultó a Pedro Basterra para adquirir el solar resultante del derribo de las fincas de los nº 45 y 47 de la calle, Zapatería (hoy nº 35), que habían sido adquiridas por Evaristo Cárcamo y que posteriormente las derribó. Así ese solar servirá  para construir una "casa - almacén" que permitiera guardar en las debidas condiciones todos los faroles de cristal, dado también que se hallaba en un zona cercana a la Iglesia de San Miguel, donde se iniciaba la procesión en las noches del 4 de agosto de todos los años.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Fausto Iñiguez de Betolaza, uno de los mejores arquitectos del modernismo, que presentó planos y fueron aprobados el 5 de octubre de 1900. El edificio se plantea como un gran rectángulo, dividido en tres partes. Los dos extremos son simétricos y constan de una puerta a cada lado, sobre ellas unos rombos decorativos, un dintel y sobre el, dos ventanas . La parte central de la fachada es la que alcanza la apariencia más grande, sin división de plantas, con una gran puerta de arco de medio punto, con altura suficiente para entrar y salir las carrozas de gran altura,  sobre la que se coloca una hornacina con la  imagen de la Virgen Blanca .

Para hacer frente a los gastos  y la deuda, además de donaciones particulares, la Junta del Rosario planteó la propuesta de aportaciones reintegrables de 3.000 ptas. que suscribieron diversas familias vitorianas.

Ya en 1943 tuvo el edificio graves problemas de conservación, habiéndose producido un corrimiento del pavimento del local, que en esas fechas era más un almacén que otra cosa.

1997, siendo Abadesa Cristina Fructuoso y habiéndose producido el gran proyecto de restauración de los faroles, se planteó la definitiva rehabilitación del edificio a fin de lograr la creación de un Museo del Rosario de los Faroles que no sólo permitiera la correcta conservación de los bienes patrimoniales restaurados con adecuadas condiciones temperatura y humedad sino también a fin de lograr que a lo largo del año se abrieran sus puertas a cuantos desearan conocer el rico patrimonio de metal y cristal, su historia y la de la propia Cofradía de la Virgen Blanca.

Para su logro se firmó un convenio de cooperación entre el Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda y Medio Ambiente, del Gobierno Vasco,  y la Cofradía de la Virgen Blanca.

El proyecto de restauración del edificio fue obra del arquitecto y cofrade Luis López de Armentia.

Fig. 5 - Interior Museo de los faroles

Fig. 6 - Interior del museo y elementos procesionales

Fig. 7 - Interior del museo y elementos procesionales

Fig. 8 - Mayo 2015. Inauguración Sala Multiusos. Autoridades

En mayo de 2015 y  gracias a la cesión de un pequeño local anejo a la Casa Museo, por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y   por un periodo de 50 años, se inauguró este espacio, cuyas obras fueron ejecutadas con la empresa Olave, bajo la dirección técnica desinteresada del arquitecto y cofrade Luis López de Armentia.  Esta ampliación ha permitido  desahogar parcialmente la ya saturada planta baja del Museo ya que los elementos procesionales la ocupan casi al completo; y por otro lado, crear un nuevo espacio para los cofrades y la ciudad a fin de continuar de una manera más activa, moderna y dinámica con la labor principal de nuestra Cofradía, el fomento de la devoción a nuestra Madre, la Virgen Blanca. Es un espacio dedicado a la acogida de visitantes, conferencias y exposiciones abierto a todo el público que desee asistir y utilizar estos espacios con fines culturales.

Fig. 9 - Ampliación instalaciones Cofradía Virgen Blanca

Imágenes:

Fig. 1.- Fuente: www.euskomedia.org
Figs. 2, 3, 5, 6, 7, 8 y 9. Autor: Eduardo de No. Archivo Cofradía Virgen Blanca. Fondo Fotográfico
Fig. 4.- AMV-G. Sección 44, legajo7 número 47

SUBIR